Un Halloween diferente pero muy divertido

Un Halloween diferente pero muy divertido: Actividades para una noche terroríficamente divertida.

A los niños les encantan las festividades, son ellos quienes siempre están al pendiente del calendario y nos contagian con su espíritu creativo las ganas de decorar y celebrar en familia y con los amigos. Una de las fechas que esperan con más entusiasmo es sin duda, Halloween, y no es para menos pues la temática de monstruos y fantasmas, además de la parafernalia de los disfraces la hacen súper entretenida.

Este año no somos pocos los que hemos decidido quedarnos en casa, y aunque nos da un poquito de nostalgia el no poder salir a recorrer las casas de nuestra colonia acompañados de nuestros monstruitos a cantar su “dulce o truco”, podemos cambiar la dinámica para hacer una fiesta diferente, pero a la vez memorable, y para eso, queremos compartirte 3 actividades que pueden ayudarte a lograrlo.

No. 1. ¡Un distintivo! Pulseras de calabaza.


A los pequeños les encantan los detalles y créeme que no necesitas nada demasiado elaborado para que lo reciban con total gozo. Si son muy pequeños puedes hacerlos tú misma y ponérselos al inicio de la fiesta, como bienvenida. O bien, puedes reservar la actividad para realizarla con ellos.



Aquí los sencillos pasos:

Material:

· Papel anaranjado.

· Plumón negro.

· Regla.

· Tijeras.

· Un patrón en forma de calabaza.


PASO 1. Dibuja tiras de papel de aproximadamente 20 cms de largo x 2.5 cm de ancho.


PASO 2. A cada extremo de la tira dibuja media calabaza con tu patrón, como se muestra en la imagen.

PASO 3. Remarca los contornos de la calabaza con el plumón negro y recorta las pulseras.


¡Listo! Colócalas en las muñecas de tus pequeños con un poquito de pegamento o cinta transparente.

NO. 2 Aros y sombreros.

La imagen lo dice todo. Solo necesitas comprar cartulinas de color negro y hacer conos con forma de sombreros de bruja; checa que no te queden muy anchos y que sean suficientemente largos para que la actividad funcione. Posiciona 2, 3 o 4 conos, dependiendo de la cantidad de niños que se encuentren en tu fiesta y forma filas para que vayan tomando turnos. En cada turno, los niños tendrán tantos intentos como lo necesiten, no avanzarán hasta que logren insertar el aro y entonces, pasarán al final de la fila para dar lugar al siguiente jugador.


Puedes premiar a los ganadores ya sea por equipos o de manera individual, llevando un conteo de quién inserta más veces el aro.



No. 3 ¡Congelados de Halloween!


Es muy sencillo y a la vez es uno de los juegos más exitosos entre los pequeños; solo necesitas poner música y avisarles que en el momento en que la música pare, ellos deberán dejar de bailar y congelarse en la posición que los tome por sorpresa, el que se mueva primero pierde y tiene que hacer algún reto como, por ejemplo: un baile adicional, una cara chistosa, contar un chiste, 5 sentadillas o saltar en un pie. Pero, ¿cómo darle el toque escalofriante? Pon tu “playlist” con canciones relativas a la fecha, aquí te dejamos algunas sugerencias:


Chumbala cachumbala de Luli Pampín

Halloween llegó de Chu Chu TV

Tumbas por aquí, tumbas por allá de Chiquitines TV

Baby shark Halloween de Super Simple Songs

Five Little Pumpkins



No. 4 Búsqueda del Tesoro.


¿Qué tal que este año la forma de obtener el preciado botín de los dulces es descifrando acertijos y adivinanzas? Los niños disfrutan muchísimo de este juego, y puedes hacerlo dentro de casa o fuera, en el jardín o terraza. Aquí te dejamos algunas recomendaciones:


  1. Elabora una guía para ti mismo en donde establezcas la ruta que deberán seguir, las pistas y las respuestas. Así no lo olvidarás ni perderás el orden de la actividad.

  2. Si tienes un hijo mayor, puede ser el guía del equipo y sugerirle que asigne tareas a sus hermanos pequeños, como, por ejemplo, turnarlos para encontrar la siguiente pista una vez resuelto el acertijo, o ir guardando los papelitos. Es una excelente oportunidad para unirlos y alentarlos a trabajar en equipo.

  3. Ajusta el juego a la edad de los pequeños. Una forma de determinar el número de obstáculos es conforme al número de años que ellos tienen. Si tus hijos tienen, por ejemplo, 5 y 7 años, 6 retos puede ser un número adecuado.

  4. Haz los retos de acuerdo a su edad. Si son muy pequeños puedes hacer dibujos de las pistas o imprimir fotografías que bajes de internet; si son más grandes puedes elaborar un abecedario con jeroglíficos para que vayan anotando la adivinanza correspondiente.


Si quieres obtener nuestra guía de pistas, accede a ellas dando click en este link. Elige las que consideres que funcionen para tus hijos y tu espacio, e imprímelas en papel blanco o cartulina.